La Viejecita en el Teatro de la Zarzuela

La Viejecita. Zarzuela cómica en un acto, con música de Manuel Fernández Caballero y libreto de Miguel Echegaray, en versión libre de Lluís Pasqual. Edición crítica de Emilio Casares para Ediciones Iberautor / Instituto Complutense de Ciencias Musicales, 2008. Estrenada en el Teatro de la Zarzuela, el 30 de abril de 1897. Nueva producción del Teatro de la Zarzuela, Teatro […]
Oliva García Balboa
23 de febrero de 2017

La Viejecita. Zarzuela cómica en un acto, con música de Manuel Fernández Caballero y libreto de Miguel Echegaray, en versión libre de Lluís Pasqual.
Edición crítica de Emilio Casares para Ediciones Iberautor / Instituto Complutense de Ciencias Musicales, 2008.

Estrenada en el Teatro de la Zarzuela, el 30 de abril de 1897.
Nueva producción del Teatro de la ZarzuelaTeatro Arriaga de Bilbao, Teatro Campoamor de Oviedo y Festival Grec de Barcelona.

Funciones
25, 26, 29, 30 y 31 de marzo; 1, 2, 5, 6, 7 y 8 de abril de 2017
20:00 horas (domingos, a las 18:00 horas)

Funciones con audiodescripción
1 y 2 de abril de 2017
Touch Tour
2 de abril de 2017, a las 16:30 horas

 

Argumento
La escena tiene lugar en septiembre de 1812 en Madrid
Carlos, Fernando y varios oficiales brindan alegremente para celebrar su definitiva victoria sobre los franceses. Hablan de un sarao, al que algunos de ellos están invitados, y entre la alegría general, Fernando comenta el caso de una tía viuda, millonaria, que está a punto de llegar de América, y con la que se encontrará en dicha fiesta. Carlos apuesta que él también asistirá, aunque carece de invitación, lo que motiva una apuesta entre Carlos y los amigos, que lo creen imposible.

El sarao es ofrecido por un Marqués muy rico, cuya sobrina Luisa, es su única heredera y está enamorada de Carlos en secreto, aunque el aspirante oficial a su mano sea Federico, muy del gusto del Marqués, que considera, por otro lado, a Carlos alocado e inadecuado para su sobrina.
El cuadro segundo presenta la mansión del Marqués, donde llegan los invitados, entre los que se cuentan Carlos, Manuel y Fernando, pendiente de la llegada de su tía millonaria. Cuando mayor es el bullicio, hace su entrada Carlos, vestido de viejecita, truco de que se ha valido para ganar la apuesta. De momento no es reconocido, pero sus extravagancias pronto llaman la atención. Fernando está escandalizado porque le cree su tía. Aprovechando un momento, Carlos revela su verdadera identidad a Fernando, y gana la apuesta. Pero Fernando le señala que tiene que batirse con Federico, el prometido de Luisa, para lograr su propósito. Carlos se despoja de sus ropas y salta por una ventana a la calle, donde le espera Federico para el duelo del que Carlos regresa victorioso y consigue ablandar al Marqués para que le dé la mano de su sobrina.

Gran parte del éxito de esta obra se debió a Lucrecia Arana, la protagonista de esta intriga amorosa muy próxima a la opereta francesa o vienesa, en la que abundan situaciones cómicas que facilitan una comicidad sencilla.